viernes, 18 de junio de 2010

Desde Uruguay 1930 hasta Francia 1938


Uruguay 1930

Tras una reunión en Barcelona, en 1929, se decidió realizar el primer campeonato mundial. Tras elegir a Uruguay como país organizador los europeos disminuyeron su entusiasmo por participar debido al largo viaje que debían emprender. Solamente cuatro selecciones se animaron a emprender ese viaje.
Llegaron a enfrentarse en la final Uruguay con Argentina, 30.000 hinchas salieron de Argentina para asistir al partido pero sólo pudieron ver la final la mitad, debido a un retraso en el viaje.
Lucien Laurent (Francia) se convirtió en el primer jugador en marcar un gol en un mundial y Guillermo Stábile (Argentina) en el primer máximo goleador con 8 tantos.
La Asociación Uruguaya de Fútbol obtuvo unos ingresos de 255.000 dólares americanos.
Los jugadores utilizaban camisetas de manga larga y el cuello se cerraba con un cordón. Los jugadores salían a la terreno de juego con un saco sobre la ropa que utilizaban luego para jugar y así posaban para la foto.
Se jugó con pelota de tiento, creada en 1880 que tenía un casco de cuero. La costura exterior obligaba a usar boina como protección para los cabezazos.
La sorpresa del Mundial fue Estados Unidos, llegaron a semifinales con un equipo plagado de veteranos escoceses. No hubo final de consolación para decidir el tercer y cuarto puesto. La tabla clasificatoria colocaba a los norteamericanos en el tercer lugar por mejor gol average que los yugoslavos.
Curiosamente la máxima recaudación del Mundial no fue en la final sino en el partido entre Uruguay y Yugoslavia de semifinales. 35.057 dólares frente a los 30.000 de la final.
Una de las figuras de este Mundial fue el uruguayo Héctor Castro quien jugó habiendo perdido un brazo en un accidente. El jugador pasó a la historia del país.
Casi todos los seleccionados por Rumania trabajaban en una petrolera inglesa que, en un principio, no les permitía viajar hasta que intercedió el rey inglés para que les dejasen acudir a la primera cita mundialística.

Italia 1934

El primer torneo en Europa vio a los anfitriones con un gran condicionante político. Los locales tenían “la obligación” de ganarlo ya que Benito Mussolini había amenazado sutilmente de muerte a los jugadores en caso de no vencer el campeonato.
Continúan las camisetas con manga larga añadiendo, algunas selecciones, el escudo de su federación y se adopta el uso del cuello pico.
Los españoles Zamora, Quincoces y Cilaurren entran en el once ideal de este mundial.
Monti, Orsi, Guaita y Demaría alcanzaron cierto reconocimiento como jugadores argentinos paro su fama internacional les llegó representando a Italia en este Mundial. Demaría y Monti habían disputado ya el Mundial de Uruguay para Argentina.

Francia 1938

Argentina decide boicotear este Mundial debido a que la sede para la disputa del torneo iba a ser su país pero la FIFA decidió que fuese Francia argumentando que los galos contaban con mejores medios para adaptar sus estadios.
Se ven los primeros porteros con gorras y rodilleras, los guantes todavía no se utilizaban.
El partido de cuartos entre Brasil y Checoslovaquia terminó con un empare a uno en el marcador y fue conocido como "La batalla de Burdeos". Entre otras cosas el brasileño Zezé lanzó un golpe al checoslovaco Nejedly que le supuso la expulsión, minutos después Riha y Machado se enzarzaron en una fuerte lucha y Planicka tuvo que retirarse con una clavícula rota.
La política volvió a convertirse en protagonista en marzo de 1938 Alemania invadió Austria y la anexó como parte de su territorio. Los dos países estaban clasificados para el Mundial. No sólo incorporó a sus fronteras parte de la geografía austriaca sino que algunos de grandes futbolistas austriacos vistieron la camiseta germana en este Mundial. Sindelar, el mejor jugador austríaco, se negó a jugar y le provocó su suicidio meses más tarde al verse denostado, en el paro, totalmente deprimido y solo. El debut de este conjunto “alemán” provocó una revancha, disputada el día siguiente, seguida por numerosos franceses que en apoyo a los suizos entonaban la Marsellesa como protesta al régimen nazi. Los alemanes de adelantaron por dos a cero pero terminaron perdiendo el encuentro por un 4 a 2 muy festejado por los parisinos.
El seleccionador italiano Vittorio Pozzo se convierte en el único entrenador que ha ganado dos mundiales (1934 y 1938).

No hay comentarios: