viernes, 1 de mayo de 2009

Batman....la historia de la leyenda


parece que ahora con quien estoy obsesionado es con Batman, pero lo especial de esta entrada es que no escribire mucho, me limitare a traspasar una super investigacion que encontre navegando por internet acerca de los origenes del hombre murcielago.

disfrutenla:


ELESPECTADOR.COM

Cultura 30 Abr 2009 - 11:00 pm

El bien y el mal vestidos de Batman
Por: Fernando Araújo Vélez
Este viernes hace 70 años, en forma de cómic, salió a la luz pública la primera versión de este superhéroe.


Bill Finger selló su odio hacia el mundo, los negocios, su viejo amigo Bob Kane y Batman, su más reciente dibujo, el mismo día en que salió la primera historieta de su héroe, el 1° de mayo de 1939, por la sencilla y compleja razón de que “alguien” había omitido su nombre entre los créditos del cómic. “El extraño caso del sindicato químico” comenzó a volar y circular por las calles y tiendas de Nueva York como una exclusiva creación de Robert Kane, a quien su jefe en Detective Comics le había ordenado crear un personaje que superara la popularidad de Supermán, el gran suceso de la competencia, Action Comics. Acababa de cumplir 24 años. Su pequeño mundo era una amalgama de intentos fallidos, personajes imaginarios y bocetos sin orden. Sentado ante su escritorio, con las piernas encaramadas sobre él y un cigarrillo que no se apagaba jamás, repitió la orden de su jefe una y un millón de veces, y así dejó transcurrir aquella noche, la del 16 de febrero del 39, y la siguiente y una más. Fluyeron antiguas escenas, héroes supranaturales y una lejana película de 1930 que se titulaba The bat whispers (El murciélago murmurador), en la que empezó a inspirarse.
Hubo quienes aseguraron que Kane le suplicó a Bill Finger para que le ayudara con aquel nuevo superhéroe y que luego lo excluyó, que fue Finger la verdadera sombra de Batman y quien se inventó las orejas, el oscuro de su traje, la capucha, los guantes, Ciudad Gótica y su vengativa personalidad, una especie de copia al carbón de su propia manera de ser. La historia, no obstante, siempre fue escrita por los vencedores. Una mañana, a mediados de marzo de aquel año, Bob Kane presentó su proyecto con una sola firma, la suya. Dos meses más tarde, la edición número 27 de Detective Comics publicó al primer Batman, un héroe claroscuro de doble personalidad, sin poderes especiales y un profundo resentimiento contra el mundo porque a sus padres los habían matado unos ladrones a la salida de un cine. Tiempo después, Kane diría que se había inspirado en algunos bocetos de Leonardo da Vinci para su creación, y hablaría del Acertijo, de Robin, de Alfred y del Pingüino como personajes que sin más se le aparecían en el camino. Finger era ya un alcohólico no declarado.
Una noche durante una velada en 1989, mientras el mundo hablaba del Retorno de Batman, Kane dijo entre tantas otras cosas que “el hombre murciélago no existiría sin los dones de Finger”. No obstante, Bill Finger había fallecido 15 años atrás. “Han hecho de Batman un gordiflón infantilizado”, reclamó cuando le exhibieron el primer largometraje de su criatura compartida. Incluso, se marchó sin terminar de ver la película, indignado, pues no podía concebir que su héroe (él), mezcla de Douglas Fairbanks y Sherlock Holmes, se complicara al querer lanzar una bomba que tarde o temprano estallaría, simplemente por no querer lastimar a una familia de patos que pasaba por debajo de un muelle.
Eran los últimos años 60, la serie de televisión de Batman, con Adam West como protagonista y un Robin adolescente al que acabarían por tildar de homosexual, marcaba los más altos ratings en los Estados Unidos. Finger estaba más que decepcionado, y terminó por sumergirse en los recuerdos de varias de sus otras criaturas, como Linterna Verde y el Guasón. Se sentía traicionado, mientras Kane exponía bocetos y dibujos sobre el hombre de la noche de galería en galería y cobraba dividendos por cada nuevo Batman que surgía. De alguna forma, los dos eran un mismo personaje, Batman, con sus odios robados de Finger, y sus éxitos, representados en Kane, con sus enigmas, sus fuerzas oscuras, sus miedos y sus tendencias suicidas, pero también con sus ansias de figurar, su vida blanca y su papel de salvador de la humanidad. Finger y Kane lo crearon a su imagen y semejanza 70 años atrás, muy a pesar de sus mutuas aversiones, y muy a pesar de ellos mismos, lo hicieron inmortal.
El hombre murciélago en el cine
1943: ‘Batman’. Aparición en el cine mudo durante la guerra.
1966: ‘Batman’. Producida por la 20th Century Fox.
1989: ‘Batman’. Dirigida por Tim Burton, muestra la estética oscura de las versiones posteriores.
1992: ‘Batman Returns’. Una nueva versión de Tim Burton.
1993: ‘Batman: Mask of the phantasm’. Película animada.
1995: ‘Batman Forever’. Del director Joel Schumacher.
1997: ‘Batman & Robin’. De Schumacher, última aparición de Robin.
2005: ‘Batman Begins’. Dirigida por Christopher Nolan.
2008: ‘The Dark Knight. De Nolan, con el Guasón como estrella antagónica.

1 comentario:

claalc dijo...

Siempre ha sido mi superhéroe favorito junto a Spiderman, aunque tampoco soy demasiado devoto de los superhéroes. Me encanta especialmente, a parte de las pelis, la serie de animación que emitieron aquí en España en Telecinco a principios de los 90 y que ahora, gracias a Internet, estoy volviendo a ver.