sábado, 29 de octubre de 2011

Diario de una niña muerta

Pese a lo que pudiera aparentar el titulo, no se trata de ninguna historia relacionada con la celebración Hallowen, aunque si puede contar como historia de terror.
No hace mucho, encontré entre las chucherias de mi casa una versión del "Diario de Ana Frank", y me dispuse a leerlo.
La lectura no me llevo mas de una hora y 30 minutos, es un libro corto en realidad, y realmente es la primera vez que una lectura me incomoda.


La "trama" inicia en el cumpleaños 13 de Ana, cuando su padre le regala un diario, de ahi la pequeña Ana nos platica sus vivencias en Alemania, y los tratos que debia de sufrir solo por ser judia.
Como buena adolescente el diario es un poco inconstante, puesto que escribir una de esas cosas no es sencillo, pero algo que realmente me conmovió, es cuando Ana medita en la "importancia" de un diario, por lo que cambia el enfoque y empieza a escribir sus anécdotas como si se las escribiera a una amig@ (de hecho, nombra a su diario como "Kitty" para poder relacionarse mejor).
Todo transcurre con cierta normalidad hasta que llega un memorándum para su hermana, estas amenazas significaban la muerte, ya que los que la recibían debían presentarse para ir a campos de trabajo (o campos de muerte, como todos sabemos).
Es cuando ella junto con su madre, padre y hermana deciden huir hacia Holanda, alli se les uniria mas tarde otra familia judia que busca la salvacion.
Ana esta alli por casi mas de dos años relatando cada momento que vivio: la felicidad de tener mas gente en el refugio, la incertidumbre de que ocurrira si los nazis ganaran la guerra, el miedo de que los descubran, inclusive hay un poco de romance, puesto que se empieza a fijar en Peter, el hijo de la familia que los acompaña.
Si no saben como termina la historia mejor no continuo con el relato, pero es fácil imaginar lo que sigue, puesto que esta historia es bien conocida por no tener un final feliz.

Lo que me provoco fue un poco de tristeza, puesto que esta chica le confía todos sus secretos y sueños a "Kitty", cosas que ni siquiera compartía con sus padres y uno no puede evitar sentirse como un invasor a su privacidad, si, ya se que han pasado muchos años desde la segunda guerra mundial, pero no puedo evitar sentirme asi.
En segunda, también senti mucha indignidad y odio para con los nazis, y esto esta de sobra, puesto que son conocidos por todas sus atrocidades, pero al saber lo que hicieron con una niña inocente, bueno, no solo ella, sino con cientos de niños, mujeres y hombres inocentes cuyo unico crimen fue rehusarse a seguir a un loco.



Aquí no hay recomendación ni nada, simplemente los últimos dias de vida de una niña que no quería mas que vivir una vida llena y feliz, una niña que fue una hija, una enamorada y...¿porque no? tambien podemos considerarla como una amiga.

1 comentario:

EL SANTO dijo...

Hace unos años estube en Amsterdam y visite la casa donde se refugiò, no pude evitar que se me encogiese el corazón y dejar escapar unas cuantas lagrimas. A la salida podías firmar en un libro y dejar algún comentario o frase, a mi me salió del alma escribir "Lo sinto mucho Anna"
Parece mentiura que le ser humano sea capaz de harele cosas así a sus semejantes, ¡y nosotros somos los animales "racionales"!